lunes, 17 de abril de 2017

APRENDIZ

Persona que aprende un arte u oficio.

El joven aprendiz se esforzaba en manejar el noble arte de la artesanía que su maestro intentaba inculcarle. Sin embargo, por mucho que se esmerase y por mucho que practicase no conseguía que su trabajo fuese mejor que un amasijo sin forma ni utilidad. Harto de sembrar sin obtener cosecha, arrojó todo su trabajo al riachuelo que bordeaba el taller, se sentó entre lágrimas, lamentándose por no poder conseguir que su esfuerzo valiese la pena y se enfrentó a la triste realidad de tener que dedicarse a cualquier otra cosa que sí le retribuyese como se merecía, a pesar de que no le gustase. Entonces, algo brilló en el fondo del río. Un destello captó por completo su atención, obligándolo a adentrarse en sus aguas y a descubrir su origen. Sin apenas darse cuenta se sumergió en la profundidad y se aferró al brillante objeto que cada vez se insinuaba con más nitidez. Tiró, tiró con todas sus fuerzas, intentó desenterrarlo dispuesto a no abandonar el agua sin su premio. Tanto tiró que terminó tragando demasiada agua. El joven artesano fue encontrado horas después, aferrado a sus utensilios de trabajo en el riachuelo que bordeaba el taller de su maestro.


2 comentarios:

  1. Buena anécdota para todos nosotros tener en cuenta, aprendices somos durante todo el camino aprendiendo a diario aquello que de manera incierta es nuestro destino.

    ResponderEliminar

Mis libros

Mis libros
Clic en la imagen y a leer, ¡adelante!