jueves, 16 de marzo de 2017

DESPIÉRTAME


"Supongo que es hora de
ser de acero".
Supongo que es hora de ser de acero. Ser fuerte ya no es suficiente y el hierro es demasiado endeble… Sí, creo que el acero está bien. O tal vez debería ser de titanio como dice la canción. Tengo miedo, no puedo engañar a nadie y decir que no temo a la muerte aunque puede parecer una tontería, pero temo más perder el pelo, que mi rostro cambie y que la gente no me reconozca. Suena frívolo, lo sé, pero no es lo superficial lo que me preocupa, es el hecho de que estoy cambiando internamente. Cada bajón es una patada a mi forma de ser. Me estoy convirtiendo en alguien triste a pesar de la sonrisa que regalo a mi hermano siempre que puedo. Lucho cada día por seguir siendo yo, por ser leal a mí misma y no desaparecer… Si mi exterior cambia será el golpe definitivo para que la enfermedad me gane la partida y dejar de ser lo que soy.
Ver a la chica de la cama de al lado, tan joven, tan guapa... me hace sentirme menos sola. Comprobar que no soy la única persona de mi edad en una situación tan sombría me reconforta. Egoísmo puro y duro. Me siento mala persona, pero tengo derecho a ser débil de vez en cuando, ¿no?



Os presento un pequeño fragmento de mi nuevo proyecto: Despiértame. Esta es la visión de la vida de uno de sus tres protagonistas, Salma. ¡La amaréis!

2 comentarios:

  1. Acero parece ser el exterior, pero aunque queramos esa armadura a veces, nos delata mostrando como somos, pero es cierto o yo lo creo así, que nuestro interior se debilita a cada zurcido del corazón, pero también se fortalece, aunque parezcas débil, eres más fuerte sin duda alguna, a cada paso que deja huella. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran verdad!
      Gracias por tu comentario, un saludo 😃

      Eliminar