sábado, 7 de enero de 2017

VIVE (I)


"El reflejo que me devolvía
 la mirada carecía de brillo, de vida…"
¿Ser víctima o superviviente? Eso fue lo único que pensé el día que abrí los ojos y descubrí que no sabía vivir. Mientras me miraba en aquel espejo me di cuenta de que ya no podía sentir absolutamente nada, que el reflejo que me devolvía la mirada carecía de brillo, de vida… Había tocado fondo, tan fondo que ni excavando podría bajar un centímetro más. Me había convertido en una muñeca de trapo carente de sensaciones y sentimientos; ya no me sentía humana. El dolor, la felicidad, la pena, el fracaso… nada de eso palpitaba en mis venas. El gris reflejo me juzgaba desde el espejo y, de una forma que no se puede explicar con palabras, me hizo entender que ya solo quedaban dos caminos: A) aceptar que soy una víctima de mis propios demonios alimentados por una sociedad enferma o B) negarme a seguir sufriendo y trepar por una cuerda que yo misma debía tejer para salir del agujero.


Hubiese sido tan fácil elegir la primera opción… No hacer nada, limitarme a recibir la oscuridad como una parte de mí. Sin embargo, elegí la luz. Escogí tejer la cuerda y salir del agujero, elegí que la luz bañase mi piel y mi alma de nuevo. Sabía que no iba a ser fácil, pero el camino se hace caminando. 



Hoy os traigo el principio de un nuevo trabajo más extenso que estoy preparando con una portadora de experiencias vitales y sabiduría. Os pido que lo tratéis con cariño, puesto que todo lo que está aquí escrito y todo lo que mostraremos más adelante en relación, son vivencias reales. Vuestros comentarios y opiniones son bien recibidos, pero sobretodo, son agradecidos. 

Por otro lado, solo quiero decir: GRACIAS, MARÍA, POR TU INMENSURABLE GENEROSIDAD, tu colaboración no podría ser más enriquecedora.

¡Un saludo a todos!

4 comentarios:

  1. Precioso relato-poesía que describe a la perfección, en cómo saliste de esa obscuridad llamada depresión...Elegiste ser superviviente, porque tuviste aún la suficiente fuerza, cómo para salir adelante por ti misma...
    Enhorabuena, excelente descripción...
    Un afectuoso abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. La protagonista de la historia, aunque real,no soy yo. Es alguien a quien aprecio mucho y me ha regalado la posibilidad de escribir su historia. Ha sido muy valiente, sí. Estoy segura de que estará inmensamente agradecida por tus palabras, tanto como lo estoy yo. Mil gracias por regalarnos un pedacito de tu tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Encantoume a maneira que tiveches de expresar os sentimentos que un experimenta cando loita consigo mesmo nunha depresión. Sigue así, Sandra!Tamén me alegro de que esa persoa escollese o camiño difícil pero o que realmente vale a pena. Moita sorte co resto das túas obras, estou convencida de que chegarás lonxe con esa ilusión e dedicación que amosas.
    Moitos biquiños,
    Paki ������

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Independientemente de si lees esto o no, mi adorada Paki, GRACIAS. POR TODO. SIEMPRE. TE QUIERO.

      Eliminar

Mis libros

Mis libros
Clic en la imagen y a leer, ¡adelante!